Historia

Pedreguer es un pueblo de transición entre la costa y el interior montañoso de la Marina Alta. El municipio, con una extensión de 29,58 km2, incluye diversos paisajes: por un lado, la zona de cultivos y planas, con las elevaciones puntuales de las colinas de los Molinillos y de "la Sella"; por otro, la sierra de "Muntanya Gran", que custodia el tesoro que constituye el patrimonio cultural y arquitectónico rural tradicional de la piedra en seco.

Tenemos constancia de la presencia humana en el actual término de Pedreguer desde el paleolítico superior y el neolítico (tal como manifiestan, repectivamente, los importantes hallazgos de las cuevas del Comte y Randero, o las de la peña del Risco). En época ibérica varios puntos elevados, como una de las cimas de la Sella o el peñón del castillo del Ocaive, pero también de otros al plan, como el de la c/ Joana Escorna o el Albardanera, presentan una ocupación en forma de poblados de pequeñas dimensiones. También la romanización se dejó sentir en Pedreguer; así lo atestiguan diversos hallazgos epigráficos y tenemos constancia de la existencia de varias villae.

Más completas son las noticias que nos han pervivido de la presencia musulmana. Entonces el territorio de la actual Pedreguer estaba dividido en varios núcleos de población rural, dependientes a efectos fiscales y defensivos del castillo del Ocaive o de Olocaiba (Al-Uqayba). Se trata de las alquerías de Pedreguer, Benimarmut, Carraca-Matoses, Montroi, Gorgo, Canelles y el rahal Abenaxoch. Todas estas continúan formando parte del actual término de Pedreguer, con la excepción de las de Gorgo y Canelles, que forman parte del término de Gata de Gorgos.

Con la conquista feudal, en 1244, el almirante Carròs convirtió el alcaide del castillo de la Ocaive. Entonces se inició el reparto de la tierra conquistada entre aquellos que habían acompañado a Jaime I, rey de la Corona de Aragón, en su avance hacia el sur. En el caso de Pedreguer, sabemos que la alquería de Benimarmut fue concedida a Andreoli y Albert de Flix, sobrinos de Carròs, y que otros individuos recibieron propiedades a las de Carraca, Caños, Gorgo y al cobertizo Abenaxoch. Sin embargo, el 1271, finalmente, el monarca catalanoaragonés concedió el castillo del Ocaive y las alquerías de su término castral a Pedro Roís de Corella. A pesar de la señorialización del territorio, el hecho de que la conquista se realizó mayoritariamente mediante pactos supuso la continuidad de la inmensa mayoría de la población musulmana hasta la expulsión de 1609.

Entonces se procedió al repoblamiento de las tierras que habían quedado deshabitadas como consecuencia de la expulsión. En 1611 se firmó la carta puebla de Pedreguer, Matoses y Albardanera entre la condesa de Anna, mujer y procuradriu del señor de estos lugares, y los nuevos habitantes, cuya continuidad fue variable. En cualquier caso, la mayor parte de los nuevos pobladores que finalmente se asentaron en la localidad (y de gran parte de las Comarcas Centrales Valencianas) fueron de origen mallorquín, menorquín e ibicenco. La huella insular aún está presente actualmente en la zona en los apellidos o en el hablar, y ha sido recientemente reivindicada con el hermanamiento entre Pedreguer y Petra (Mallorca), formalizado en 2013.

Durante siglos, Pedreguer mantuvo su carácter eminentemente agrario, con un predominio del secano dedicado al cultivo de la vid (para la producción de pasa), el olivo, la almendra, etc.

El municipio tuvo una participación destacada, junto con otros de la comarca, en el inicio de la Segunda Germania (1693), pero fue víctima de una precoz represión. En la Guerra de Sucesión (1701-1708, para la comarca), la participación de los pedregueros en diversas acciones austríacas supusieron el saqueo y la quema del sitio por parte de las fuerzas borbónicas en 1705. Con todo, fue en este periodo que Pedreguer recibió el título de ciudad. El resto del Setecientos, de hecho, se caracterizó por la recuperación demográfica y el crecimiento económico.

El último cuarto del siglo XIX y principios del siglo XX fue una época de importantes innovaciones y de avances en materia de infraestructuras: se construyeron las Escuelas Viejas (actual Casa de la Cultura), los Pòrxens, los Molinillos o el depósito municipal de agua potable y una serie de fuentes; al mismo tiempo, se produjo la llegada tanto de la electricidad como del teléfono, y empezaron a verse circular por las calles de Pedreguer los primeros coches. También se iniciaron entonces las obras de ampliación del regadío, que supusieron la sustitución de la viña por los cítricos y el monopolio de la pasa por el de la naranja, hegemónica aún actualmente, a pesar de la crisis del sector.

Esta efervescencia se manifestó también en la arena política, especialmente a finales de la Restauración y en tiempo de la República, si bien la progresión en este sentido quedó cortada en seco por la dictadura franquista.

El impulso industrial de Pedreguer culminó en la década de los sesenta del siglo pasado, con una concentración en los sectores de la marroquinería y la fabricación de bolsas y sombreros. Entonces, el municipio destacaba a nivel comarcal por su dedicación manufacturera y constituía un importante polo de atracción de mano de obra de los pueblos del entorno. En las décadas siguientes, sin embargo, la industria tradicional estrés en crisis, si bien actualmente el polígono industrial de Pedreguer constituye uno de los más dinámicos de la Marina Alta.

Actualmente, en definitiva, Pedreguer es un municipio destinado sobre todo al sector servicios, con una historia y unas tradiciones de lo más ricas, diverso en su composición social y cultural, y con ganas de seguir proyectándose en el futuro con la misma empuje que lo ha hecho hasta ahora.

Es posible encontrar más información sobre la historia, el entorno, las tradiciones y el patrimonio de Pedreguer en el libro Pedreguer, memòria d'un poble, de Pasqual Costa, Teresa Ballester y Pepa García (2009, Pedreguer: Ayuntamiento de Pedreguer), del que proviene la información aquí recogida.

Regístrate en nuestro NEWSLETTER y recibirás las últimas noticias del municipio en tu correo electrónico.

Podràs darte de baja en cualquier momento.


3 + 1 =